Feb 2, 2018

A ti te carcome, a mí me alimenta ; )

 by Lady D

Uno de los grandes logros en la vida es la envidia. Sí, me han leído bien, la envidia. Por supuesto, no sentirla, despertarla. El éxito llega acompañado de envidia, de odios, de intrigas, cual telenovela. En un mundo como este, donde el éxito es tan raro y valioso como un diamante, es natural que sea codiciado y que produzca gran frustración. Al final del día, algo que todos deseen y que pocos obtienen, siempre será el principal generador de enemigos.

Recientemente, navegaba por las redes sociales cuando out of the blue, recibí un mensaje en el que decía, y cito: “¿acaso no tienes algo más que hacer que ir al salón?, qué patética…” Una pequeña frase que me dejó perpleja. No sabía que decir, que responder. Primero pensé: ¿acaso me veo como alguien vacía? Por supuesto que tengo mucho más que hacer, pero ¿así de patética me veré? Fueron segundos angustiantes, de muchos pensamientos en mi mente, durante mi shampoo y una sesión de mani-pedi, hasta que tuve un momento de iluminación y supe lo que debía responder: “Cariiiiño, no solo me la paso metida en el salón, cobro por estar metida en él y gracias a tu interés, mis rates se incrementan y puedo cobrar aún más, mantén tu devoto interés, tu perra patética favorita, Lady D”

Esta pequeña perra pretendía desahogar sus frustraciones haciéndome sentir frívola y culpable por lo que hago con mi vida. Afortunadamente, con los años desarrollé una thick skin y soy inmune a los comentarios y habladurías, pero ¿qué pasa con aquellos más vulnerables? ¿Qué pasa con aquellos a quienes un comentario mal intencionado puede destruirles la autoestima? Por eso corazones, les digo que la ÚNICA opinión que importa es la propia, como mi amiga Taylor dice “Haters gonna Hate”. La próxima vez que alguien intente tirarte shade, you tell’em “Yo bitch, ma’ girl Eleonor once told me, no one can make me feel inferior without my consent, so back off cuz’ you ain't fucking with me!”

Enserio me hace sentir enferma saber que hay personas que son capaces de aprovecharse de las debilidades ajenas para sentirse mejor con su patética humanidad. Si tú eres una de esas perras que crece y obtiene “éxito” haciendo de menos, humillando o backstabbeando a los demás, a esos que realmente son talentosos, déjame decirte algo, what goes around, comes back around!  Karma is a Bitch  y no perdona, menos a las de tu calaña, así que disfruta tu "éxito", porque si lo obtuviste de esta manera, será efímero; bien decía mi abuela “sube como palmera y cae como coco.”

Como ya es costumbre, les compartiré una anécdota de una de mis adoradísimas lectoras, a la cual llamaremos Magdalena por su seguridad. Mi querida Magdalena tiene una compañera de trabajo mejor conocida como La Gorda, ambas manejaban áreas totalmente diferentes de su compañía, pero La Gorda siempre presento un interés en el área que dirigía Magdalena. “le encantaba mi área, pero mi pobre Gorda no tenia idea de como manejar ni lo más elemental de mi área, sin embargo, se notaban sus ganas de aprender…”  Nos cuenta Magdalena.

Con el tiempo, la mentada Gorda, a través de falsos halagos, un vulgar ass kissing y levantando falsos de Magdalena, fue ganando terreno en el área que tanto deseaba. La ambición desmedida de La Gorda y su envidia latente, preocupa a nuestra querida Magdalena y nos pregunta ¿qué debe hacer?

Magdalena, cariño, lo que tienes que hacer es muy sencillo, lo que tienes que hacer es NADA. Si esta gorda inescrupulosa está tratando de quitarte tu lugar por medio de chismes y habladurías, sí, no te lo niego, habrá unos cuantos que crean en su palabra, pero al final su falta de profesionalismo y más importante aún, su envidia, se encargarán de que reciba lo que realmente merece. Tú eres una mujer exitosa, un éxito que has forjado sola, así que sigue haciendo lo que haces mejor y el tiempo se encargara de lo demás.

Amigas mías, gatas trepadoras sin el mas mínimo respeto, hay miles. Abundan y a menos que algún genio de la ciencia desarrolle un compuesto para fumigar zorras, es casi imposible eliminarlas. Esas desgraciadas son más resistentes que las cucarachas, así que lo que debemos hacer es llevar siempre la frente en alto  and be the better person. Al final, siempre el trabajo duro y la honestidad dan frutos, y parte de esos frutos siempre traerán envidiosos y detractores, pero es parte del trabajo y es parte del premio. No dejes que ninguna envidia pueda contigo, recuerda a esa persona que te trata mal, que habla mal de ti, que quiere verte mal, a esa persona la carcome la envidia, aliméntate de esa envidia. Si te quieren hacer caer, siéntete bien porque significa que algo estás haciendo bien, keep doing it! Aliméntate de su envidia, de su odio, mientras a ellos los carcome. El mejor antídoto contra los envidiosos, los haters, los bullies, es la indiferencia, muéstrales que eres más fuerte que cualquier palabra ya que no son más que eso, palabras. Una vez demuestres indiferencia, perderán todo su poder y estarán acabados.

Mis pequeños fragmentos de polvo estelar, recuerden: no están solos. La envidia es solo un monstruo que vive del miedo, sin miedo no tiene herramientas contra ti y sí crees que no puedes superar ese miedo solo, speak up. Les juro que no están solos y siempre encontrarán aliados que se encargarán de protegerlos y acompañarlos en su camino al éxito, haters gonna hate and conquerors gonna thrive!

 

Les envía todo su amor su compañera en este viaje cósmico...

Lady D