May 29th, 2019

Forever and Always...

 by Daniel Beltran

Decir adiós es uno de los retos más grandes que se enfrentan en la vida terrenal, es una de tantas cosas para las cuales nunca se está preparado. Es algo que no está planeado, sin embargo, es una prueba a la cual todo ser humano se enfrenta en algún momento de su vida. Hace un par de semanas, el cielo ganó un ángel, uno de los más bellos que ha tenido el regocijo de recibir, un ángel que Dios nos compartió para iluminarnos.

Tener un amigo verdadero y genuino, hoy en día es una de las cosas más preciosas que se pueden tener.  Tener a alguien que esté a tu lado durante la escuela secundaria, durante los locos años en la universidad, llevándote de la mano hacia tu primer experiencia laboral, es algo excepcional. No todos tienen un amigo así, uno que resista la prueba del tiempo y que demuestre ser el mejor hombro para llorar, el mejor oído para escuchar y la mejor persona para divertirse al máximo. Puedo decir con toda seguridad que con ella tuvieron eso y mientras duró, fue lo mejor para ustedes en la vida.

Ustedes fueron los mejores amigos, lo mejor que cualquiera podría imaginar. Siempre en tan perfecta sintonía y nadie vería uno sin los otros. Si lloraban, ella lloraba, cuando estaban tristes, ella se sentía triste, y cuando uno de ustedes estaba feliz, ¡ella estaba sobre la luna! Cuando iniciamos juntos este sueño hace unos años, nunca nos perdió de vista. Ella estuvo allí cuando la necesitábamos y se aseguraba de que nunca nos sintiéramos derrotados.

A menudo pienso en esos momentos, cuando éramos nosotros y ella contra el mundo, superando todos los obstáculos juntos y siempre aterrizando sobre nuestros pies. Nunca podría imaginar no tenerla aquí con nosotros, simplemente no era una opción. Siempre me sentí como en casa, compartiendo con ella, me sentía parte de su familia. Por eso es tan difícil para mí escribir esta carta. Nunca en un millón de años pensé que alguna vez estaría haciendo esto, pero aquí estoy...

Le agradezco a ella con todas las fuerzas de mi corazón, primero por haberme regalado a dos personas magnificas, a las cuales amo con todo mí ser, a las cuales les debo la oportunidad de estar viviendo este sueño. Le agradezco por darme el hermano mayor que no tuve, le agradezco por abrirme las puertas de su casa, por cada pequeño detalle, como una noche creativa tomado tequila de tamarindo y escuchando lo mejor de los 80´s, por todos los sábados que nos pedía chino mientras trabajábamos en una locura. Infinitamente le agradezco por no dudar ni un segundo de estos tres locos que decidieron crear una revista impresa en medio de un boom digital.

Esta edición está dedicada a un Ángel, Mariella Granai, una mujer excepcional, independiente, fuerte, una mamá aguerrida, una mujer llena de sueños, una amiga indescriptible, la mejor de las hijas, una mujer que tal vez ya no esté físicamente con nosotros pero está presente en el corazón de cientos. Se dice que quien haya venido a este mundo y haya logrado causar un impacto positivo en la vida de una, tan solo una persona, logró cumplir su propósito en este mundo terrenal. Pues imaginen lo crucial que fue su existencia porque en tan solo 53 años logró impactar la vida de incontables personas.

 

”...And when she saw sad,
I was there to dry her tears.
And when she was happy, so was I.
When she loved me
Through the summer and the fall
We had each other, that was all...”

La vida es un regalo, nadie sabe por cuánto tiempo la tenemos, es necesario vivirla al máximo y más importante, gozar la vida de todos aquellos que amamos. Mariella se fue feliz, porque disfruto al máximo de sus tres hijos y su hermosa nieta, nunca los dio por sentado, ni ellos a ella, son y serán una imagen del amor incondicional. No todos tienen esa fortuna, por lo que les pido no se queden con un “what if” en su corazón, vivan al máximo y amen al máximo. 

Farewell, to the most amazing mom, daughter, grandma, and friend. We will love you forever and always. I am going to go wipe my face, as I have made myself sob writing this. You had a good life and made ours a million times better just by being a part of it. We miss you. It's only been a few days and let me tell you, they have been some of the roughest in our lives.