Oct 17, 2017

A great, big "thank you" note.

 by Daniel Beltran

Hoy celebramos nuestro aniversario y es imposible no pensar en todo lo que hemos vivido en este año. Ha sido un año indescriptible, lleno de lágrimas y alegrías; lleno de cambios, de evoluciones, de despedidas y bienvenidas, en resumen ha sido un roller coaster emocional, pero no cambiaría un solo momento de esos, porque es gracias a todo esto que este día están leyendo esta carta.  Gracias a todo lo vivido este primer año, estamos aquí más felices que nunca, compartiendo con todos ustedes el primer año de scuro.

Cuando empiezas a trabajar por lograr convertir un sueño en realidad, te das cuenta que es imposible hacerlo solo, y aun así lo pudieras hacer solo, que aburrido sería. Pocos lo saben, pero antes de Scuro fuimos K magazine, un sueño de 5 personas. El cual fue el precursor de lo que somos ahora. Por motivos ajenos a la revista nos despedimos de Rocío y Valerie y nos convertimos en Scuro, Sofi, Ian y yo. Pero hoy les agradecemos infinitamente, por compartir y crecer junto a nosotros ese tiempo y ese sueño. Por cada reunión en Saúl, en la misma mesa, viendo referencias, analizando revistas, curando portafolios, compartiendo postres, aprendiendo a usar el Thesaurus (cortesía de Sofi).

Pasó el tiempo, encontramos una nueva voz, un nuevo nombre y después de meses de planificación  empezó nuestra primera producción, el día más esperado. No pudo estar más lejos de lo imaginado, pero fue increíble  cada momento. Fue sencillo, no fue el styling mas glamouroso ni el  equipo más tecnológico, pero estuvo rodeado de amor y felicidad, por cliché que pueda sonar, ese día marcó nuestro inicio y todas las personas que nos acompañaron ese día, lo hicieron con la intención más pura y la mejor disposición, fue un trabajo de equipo, un trabajo con un equipo que creía en un sueño.

Finalmente llego el Lanzamiento, 29 de septiembre de 2016, el día más emocionante de nuestras vidas. Ese día presentamos a nuestro bebé, el fruto del esfuerzo de 3 corazones llenos de ilusión, 3 personas totalmente distintas, lo cual hizo la mezcla perfecta para crear scuro. Paso el rush del momento y la realidad nos golpeó, pasar de sueño a la vida real es un transición complicada para la cualquiera. Nunca estás realmente preparado, pasas de tener tiempo ilimitado para un edición a tener que producir una edición cada dos meses, llegan las facturas, los deadlines y en cierta manera la vida te abofetea.

Por unos meses el sueño se convertía en pesadilla y personalmente sin Ian y Sofía a mi lado no lo habría superado, afortunadamente  con el apoyo de un ángel llamado Rodolfo, salimos del hoyo negro y una nueva edición salió a la luz. De una u otra manera, logramos ponernos en pie y en esta ocasión fue el cariño y el apoyo de todos ustedes los que leen nuestra revista lo que nos puso en pie de nuevo. Los tres creemos en las energías y toda esa energía positiva que recibíamos nos permitió continuar este camino. A cada persona que nos dio palabras de aliento, que creyó en nosotros, GRACIAS, puede que cuando dices un “ustedes pueden” o “que increíble trabajo” no te des cuenta de la incidencia que puede tener, pero hablo por los tres cuando les digo que esos pequeños gestos mueven montañas.

¿Han escuchado la expresión que dice “una vez tocas fondo solo puedes ir para arriba”? Pues esto es cierto, gracias a que tocamos fondo surgió la idea de esta revista; gracias a tocar fondo, surgió una fiesta en la que su resultado fue conocer a los 3 nuevos socios de scuro, Angel, Jose y Ricardo. Ellos marcaron la nueva era de la revista, la era que estamos viviendo en este momento, gracias por apostar por este sueño.

Un año ha pasado, ya un año juntos. Un año maravilloso, el mejor de mi vida debo decir, un año que les debemos a todos los que nos apoyaron, a todos los que creen en nosotros, a todos los que nos leen, a todo nuestro equipo, a todos los que han hecho parte de la revista de una u otra manera, a todos nuestros amigos, a todos GRACIAS, este logro es un logro compartido. Este logro es de todos. Infinitas gracias.