Oct 16, 2019

The Gentleman:

Una especie en peligro de extinción

 by Ian André Diaz Granai

Vivimos en una época en la que el empoderamiento femenino está en pleno auge, y personalmente la idea de vivir con equidad de género en oportunidades, expresión, derechos, libertades, empleo, pago, etc., me encanta. Vengo de una familia donde la mayor parte son mujeres, y déjenme decirles que son de las mujeres más fuertes, independientes, autosuficientes, exitosas y amorosas que conozco. Pero esto no quiere decir que porque ellas puedan hacer sus cosas solas, yo no me ofrezca a ayudarlas en cualquier momento, o que deje de estar pendiente de ellas, o de cuidarlas y ser atento con ellas. 

 

Quiero recordarles que esto es solamente mi opinión, y mi punto de vista desde lo que me ha tocado vivir a m, pero ¿se han dado cuenta la forma en la que la masculinidad actualmente es sumamente frágil? Hay demasiados hombres que creen/sienten/piensan que el hecho de que el empoderamiento de la mujer esté cobrando fuerza, quiere decir que ahora los hombres somos unas víctimas de las mujeres y que el hecho de que ellas tengan los mismos derechos que los hombres, hace que algunos hombres se sientan castrados. WTF? ¿Qué putas tiene que ver una cosa con la otra? Les voy a ser muy honesto, me saca de onda escuchar a los hombres que se sienten ofendidos o atacados por el hecho de que las mujeres tengan los mismos derechos que ellos. ¿Cómo, posiblemente, podría afectar su existencia que las mujeres tengan derecho a vivir tranquila y plenamente, igual que ustedes? No sé cómo los habrán educado, pero a mí, mi mamá me enseñó que a las mujeres se les respeta su opinión y sus decisiones, se les apoya cuando están haciendo algo que las llena de felicidad, se les cuida aún cuando ellas no se estén dando cuenta de que están pendientes de ellas. A mí, mi mamá me enseñó a ser un caballero. Los detalles y todas esas cosas pequeñas que les das, que si les abrís la puerta del carro o de algún lugar, si las dejas pasar primero en el pasillo porque solo cabe una persona a la vez, si les llevás flores solo porque sí, y no porque la cagaste y necesitás quedar bien con ellas; esas cosas son detalles pequeños, que a la larga sí suman, pero ser un caballero es más que esto. 

 

Ser un caballero hoy en día es un tema ligeramente complicado, porque la masculinidad tan tóxica que vivimos en este país lleva a que el hecho de que seas respetuoso y atento con las mujeres, hace que entre hombres te digan que sos un gran “hueco” si no te agarrás con aquella chava, o que le metás mano a la otra, o si no le decís alguna patanada a aquella otra porque, obviamente, son todas chavas diferentes, porque macho que se respeta, se coge a todas ¿o no? Lo mejor que me pudo haber enseñado mi mamá fue a que me valga verga lo que otras personas piensen de mí, obvio, ella usó otras palabras, pero el mensaje fue el mismo. El hecho de no tener la valentía de parar las cosas que están mal por el miedo a no encajar en lo que la sociedad ve como “normal” es lo que está haciendo que todo esté tan podrido. Justo ayer estuve de shute, escuchando como decían que los hombres están todos podridos de una u otra forma, y lo más triste es que no tuve nada que decir porque es la verdad. Si no estamos haciendo alguna patanada, estamos viendo como algún otro cerote la hace y no le decimos nada. Ser un caballero está en peligro de extinción por el miedo que tenemos de parar en seco a lo que es “popular” y “aceptable” dentro de nuestra cultura. ¿Desde cuándo es necesario abusar de otra persona, física o verbalmente, para hacernos sentir mejor a nosotros mismos? Si no pueden ver lo que está mal en esta oración, es porque probablemente son parte del problema. 

 

Mi punto con toda esta tirada de shade, no es SOLO tirar mierda y ya. El punto que quiero exponer es que el mundo sería un mejor lugar si pudiéramos poner un poco, UN POCO de nuestra parte. Ser un caballero no significa ser atento y respetuoso solo con tu novia (o novio), y tu familia, sino con las otras personas también, mujeres, hombres and everything in between, por igual. (Ser un caballero entre hombres no te hace “hueco”, te hace un hombre maduro y seguro de vos mismo. #SeTeníaQueDecirYSeDijo) 

 

Y ahora, por el otro lado: mujeres… mis queridas y lindas mujeres… También necesitamos de su ayuda y apoyo para evitar la extinción de esta especie tan rara de hombres. Si ven a un cerote, tratando de no ser tan mierda… no le corten los huevos chingándolo. (o si quieren, chinguénlo, pero después no se vale que se quejen de que no tienen detalles con ustedes). Lo que quiero dar a entender es… si todos ponemos un poco de nuestra parte, este mundo puede arreglarse. El “ego” es lo que se está cagando en la humanidad, porque por naturaleza somos un ser egoísta, y siempre queremos cumplir con nuestros deseos, antojos y gustos, antes que pensar un poco en las otras personas. No hay que dejar que el lado “humano” de la humanidad se pierda por completo. Y hombres, ya que nos gusta creer que la salvación de la humanidad y del planeta depende solamente de nosotros, los invito a que “sean hombrecitos de verdad” y se conviertan en caballeros, valientes, atentos y respetuosos. 

 

¿Saben qué es lo más chingón de esto? Que ser buena persona es gratis…

 

Hasta la próxima…

 

.I.