Dec 26, 2018

Esteban

Chavarría Campos

 by Daniel Beltran

Fotografía por: Julián Quevedo

La Semana de la Moda se encuentra siempre rodeada de emoción, glamour y de prensa frenética, las celebridades se agolpan en sus grupos para ver y ser vistos en este prestigioso evento de moda. Todos los ojos están en la pasarela mientras el primer modelo en silla de ruedas de Latinoamérica hacía su debut en pasarela en el Mercedes-Benz Fashion San José.

 

Las personas con discapacidades a menudo enfrentan desventajas al navegar por un mundo y una sociedad que no siempre los tienen en cuenta. Sin embargo, a medida que el mundo se vuelve más y más progresivo, la conversación está empezando a cambiar. Las multitudes de personas que habrían sido forasteros en su comunidad hace tan solo unas décadas están ganando terreno. La aceptación a escala global y la discusión de sus situaciones ya no se considera tabú. Esteban Chavarría Campos, un modelo que usa una silla de ruedas, está redefiniendo la concepción de belleza y moda en todas partes con su trabajo.

 

Esteban, nacido en Costa Rica, en un intento de robo hace nueve años, recibió un impacto de bala, hecho que lo dejó paralizado de la cintura hacia abajo. Sin embargo, lejos de desanimarse, Esteban optó por seguir una carrera como modelo, en esta vio la oportunidad de usar su imagen como un vehículo para cambiar las percepciones del público. Por supuesto no fue un trabajo fácil, tocó muchas puertas en su país y recibió muchos rechazos, la corta visión de muchos integrantes de la industria no les permitía ver más allá de la silla. Pese a esto, Esteban estaba determinado a encontrar un lugar en este mundo y darle visibilidad a las dificultades que enfrentan las personas con discapacidades, y alentar el empoderamiento de las personas para que superen sus límites y no se dejen restringir por sus situaciones. Al demostrar que las personas con discapacidades podían verse convencionalmente bellas, Esteban busca ir más allá de los estereotipos, y demostrar que una silla no define a una persona.

Después de un tiempo, Esteban ganó reconocimiento en Costa Rica y es contactado por la revista Infame para realizar su primer editorial, lo que le dio un impulso a su carrera llevándolo a trabajar con marcas de nivel mundial como Reebook y Jansport. Como primera cara de Costa Rica y Centro América para un nuevo mundo de igualdad, ha demostrado que es un verdadero profesional en su trabajo. Además del hecho de que su éxito rompe con los estereotipos sobre cómo viven las personas con discapacidad y dónde pertenecen a la sociedad, su trabajo también está cambiando la industria de la moda al demostrar que los modelos vienen en todas las formas y tamaños, y que la belleza comprende más que la belleza física.

 

A través de los medios de comunicación, él continuamente se esfuerza por desacreditar los estereotipos negativos de las personas con discapacidades, tales como que no son atractivas, ni bellas ni glamorosas. Esteban busca continuamente dar un mensaje de esperanza, demostrándole a todos sus seguidores que toda lucha tiene resultados.

 

“Cuando yo empecé esto la palabra que más me decían era No”

 

A pesar de recibir críticas negativas, y opiniones desfavorecedoras, este modelo decidió dejar fuera toda la negatividad, aferrarse a su fe. “Si me caigo 1,000 veces me levanto 1,001” comenta Chavarría, haciendo alusión a la seguridad que tiene en sí mismo y su potencial, algo que francamente es refrescante, durante la hora que tuve el gusto de conversar con él, solo podía ver al ser excepcional, extremadamente guapo, inteligente y preparado, si me preguntan a mí con mucha más madera de supermodelo que cualquiera.

 

A la fecha las personas con discapacidades físicas, no han recibido un reconocimiento real por la industria de la moda, sea como consumidores o como modelos. Esteban ha ojeado revistas de moda desde que era una adolescente, y nunca encontró algún modelo en silla de ruedas. El mensaje sutil, o tal vez no tan sutil aquí, es que no pertenecen a este mundo “sexy y de moda” y eso simplemente no es cierto. La moda debe ser inclusiva y tener espacio para todos, Esteban está demostrando que no hay barrera que lo detenga, he´s young, hot and unstoppable y cualquier diseñador o marca desearía tenerlo en su pasarela; he’s got the looks and even better, he’s got the brains.

 

“Hoy estoy en la cima de la cuesta y puedo ver todo lo que he avanzado”

 

Actualmente, Esteban tiene una carrera brillante frente a él, Guatemala es su primera estación en un recorrido que lo llevará a las pasarelas más grandes del mundo. Además de su brillante carrera, es un atleta nato y un coach infantil excepcional. En este momento, es de embajador de Aldeas Infantiles, una fundación que ayuda a niños huérfanos, fundación en la cual Esteban trabaja con los niños dándoles un mensaje de fuerza y perseverancia. 

 

Más que modelo, Esteban es una persona excepcional y no hay duda de lo lejos que llegará.