Nov 21, 2018

There's more to beards than just hair

 by Sergio Menéndez

Fenrir

Señores, todos sabemos que fin de año es la “excusa perfecta” para dejarnos crecer la barba, o cualquiera que sea el estilo que nos guste. Pero “No Shave November” (and December for most of us) no es excusa para guardar la rasuradora por meses y dejar que el vello crezca sin ningún tipo de supervisión. Sin importar el largo, o el estilo que nos dejemos crecer, para hacerlo bien es necesario darle cierto nivel de mantenimiento. Y en cada barber shop que vamos, existe un arsenal distinto con miles de productos que, seamos honestos, no todos sabemos utilizar bien. Es por esto que para esta edición de Mancave, le pedimos al experto Chejo Menéndez que nos diera varios tips a los que somos rookies en esto de las barbas. Chejo es dueño y fundador de Fenrir y además sus credenciales los lleva en la cara, tiene una barba que mide entre 10cm - 15cm de largo. Trust me, he knows his shit. 

 

Fenrir fabrica, distribuye y vende productos de alta calidad para el cuidado de barba y cabello a hombres que desean verse y sentirse bien. Desde nuestra fundación en el 2015, nuestro objetivo es proveer productos del más alto estándar, formulados y fabricados en Guatemala. En este tiempo, hemos visto cómo el estilo de lucir una barba larga y masculina ha crecido mucho. Por nuestra experiencia sabemos que crecer y mantener una barba saludable no es nada fácil, requiere de gran paciencia, compromiso y dedicación.

 

Antes de comenzar tu viaje al mundo de las barbas, consideramos que lo más importante es ponerte metas, visualizá qué tipo de barba es la que querés y creás que favorezca tu tipo de cara. Unas semanas previas a comenzar el crecimiento de la barba, cuidá delicadamente tu piel, así podrás prepararla para el crecimiento del vello. Esto te evitará picazón e irritación en el momento que la barba comienza a crecer. Lo ideal es que dos semanas antes empecés este cuidado de preparación.

 

Exfoliá tu piel cada 3 días, pues si lo haces más, secará la piel y eso puede crear sensibilidad e irritación. Podés exfoliarte con productos especializados que podés escoger dependiendo de tu tipo de piel. También hay opciones caseras, como utilizar azúcar morena. Una rutina rápida de exfoliarte es antes de dormir, mojá tu rostro con agua tibia, esto ayudará a abrir los poros de tu piel. Cuando esté bastante húmeda, tomá un poco de tu exfoliante o de azúcar. No necesitás mucho, puede ser lo que quepa en dos dedos, y esto lo aplicás en tu piel haciendo movimientos suaves en forma circular. Luego quitá el exfoliante con abundante agua, y secá tu piel con una toalla limpia de manera suave. 

 

Los primeros meses son la etapa más difícil de crecimiento de la barba y en el cual muchos se desmotivan y se dan por vencidos. Esto se da por muchas razones, pero lo bueno es que todas tienen solución.

 

La primera es la picazón, esto se da porque el crecimiento de vello hace que la piel se deshidrate e irrite. Si cuidás tu piel previamente puede que esto sea leve pero aún así es molesto. Sin embargo, hay productos que pueden quitar la picazón como los aceites y los bálsamos para barba, estos hidratan tu piel y tu vello por lo cual la picazón cesará.

 

Otro factor importante es la tentación de recortarla. Cada vello crece a su propia velocidad, por eso sentirás la necesidad de retocarla muy seguido, pero esto evitará que crezca lo suficiente y no llegarás a tener la barba que deseás. Por eso mismo debés de evitar recortarla el primer mes de crecimiento, aunque te sintás incómodo o creás que no se ve perfecta, después de esto ya se puede emparejar.

 

La razón más desmotivadora  son los comentarios de otras personas, pues dejarte crecer la barba es un gran cambio en la apariencia y puede que no todos les guste o apoyan esto, pero no los escuchés. Tampoco comparés tu barba con la de alguien que ya tenga como tú la querés, pues crecer la barba requiere tiempo  y es necesario que pasés por las etapas en las que la barba no se ve perfecta para poder llegar a tener la barba que tanto deseas.

 

Y la famosa etapa de 2 a 3 semanas de dejarte crecer la barba. Esta es la etapa en la que la barba tiene una apariencia extraña pues no ha crecido suficiente para ser “una barba” pero ya no se ve la cara y puede que esté muy dispareja. Esta etapa puede que dure poco o mucho dependiendo de tu potencial genético, sin embargo podés fomentar el crecimiento del vello facial. Esto lo podés hacer haciendo ejercicio y cambiando tu dieta. El ejercicio ayuda con la circulación de la sangre en todo el cuerpo, lo cual permitirá que llegue mejor a la piel del rostro, regando el folículo piloso lo que permitirá que la barba crezca sana y fuerte. Puedes optar por hacer ejercicios como levantamiento de pesas pues estos también aumentarán tu testosterona que hará que crezcas más vello más rápido. Tu dieta debe de ser balanceada y debe de incluir nutrientes que favorezcan el crecimiento del vello, entre estos están las almendras, semillas de calabaza, aguacates y el huevo. Y si considerás que no es suficiente, podrías conseguir productos que fomenten el crecimiento del vello como el Minoxidil.

 

Después de los primeros 3 meses puede que ya tengás una barba bastante poblada y larga; o puede que tengás una barba irregular, teniendo áreas más pobladas de vello que otras. Esto es normal y es imposible que no tengás áreas más tupidas, pues no todos los vellos crecen igual. Por lo tanto debés esperar que cada vello haya llegado a al largo que deseas.

 

De nuevo, esto dependerá de tu potencial genético y el grosor de tu cabello entre otros factores; y aunque no podés evitar esto completamente, podés recortar tu barba para emparejar y que se note menos. Lo ideal es cortarla con un barbero profesional cada mes, dependiendo de la rapidez del crecimiento de tu barba. Cuando ya tengás la barba que deseás, debás cuidarla correctamente para que se vea saludable y limpia.

 

Para esto lavála con un shampoo suave o jabón natural, 1 o 2 veces por semana dependiendo de la grasa de tu barba. Secarla con aire frío es importante porque una temperatura alta puede dañar el cabello. Ya seca podés peinarla con un cepillo y aire caliente para darle forma. El resto de días aplicá acondicionador para limpiarla sin remover los aceites naturales de tu barba, evitando que se reseque. Tenerla limpia es algo clave, ya que si le preguntamos a las mujeres, nos van a decir que las barbas huelen, y si no están limpias pueden llegar a oler bastante mal, esa mezcla entre sudor, comida y cigarro a nadie le gustaría. 

 

Para hidratar correctamente tu barba y darle un aspecto más saludable, aplicá tres o cuatro gotas de aceite para barba en tu mano y luego frotálas para llevar el aceite a la temperatura de tu cuerpo y ser absorbido más rápidamente. Luego, aplicála pasando tus manos por la barba dividida en fracciones, así lograras hidratarla uniformemente. Si deseas más control, podés utilizar un bálsamo para barba, esto le dará peso y te ayudará a domarla. Bebe abundante agua, esto te hidratará la piel y la barba. Por último, evitá tocar tu barba apoyándote en ella ya que el roce de las manos le quita los nutrientes naturales que tiene y la contamina con las bacterias que se tienen en las manos.

 

Así que allí lo tienen brothers, buenos tips de un Maestro Jedi de las barbas. Lo más importante es estar convencidos de que quieren hacer esto, las barbas se han convertido en un statement dentro de la sociedad, pero ojo, que de no estar bien cuidadas y “ponerle un poco de coco”, el statement que estarían dando, podría ser el equivocado.

 

Hasta la próxima...

.I.

Lobo dorado.png