May 29, 2019

Jake's

Jake Denburg

 by Lady D

La oportunidad de ir a comer a cualquier restaurante de Jake es realmente una experiencia completa para todos los sentidos. Y el poder sentarte junto con el Chef y fundador del restaurante durante el almuerzo a que nos cuente no solo la historia de su carrera y la historia (y preparación) detrás de cada plato, convierte una experiencia ya de por sí especial, en algo inolvidable.

 

Era una soleada (y caliente) tarde de noviembre en la ciudad, así que al entrar al restaurante ubicado en la zona 10, el escenario era perfecto: nos sentamos en una mesa a la intemperie, escondida perfectamente debajo de las ramas de un árbol, de tal forma que los rayos de sol lograban pasar lo suficiente para darnos un calorcito de esos que te hacen sentirte perfectamente cómodo donde sea que estés sentado. 

 

Como cualquier buen almuerzo entre amigos, la comida inició con un par de entradas exquisitas, un carpaccio de salmón y unos deliciosos Tiger Rolls; pero teníamos tanta hambre, que de inmediato pasamos a los platos fuertes. Cada quién seleccionó su plato bajo la recomendación del Chef. La mesa se miraba tan llena de colores, aromas y por supuesto, sabores; en Jake´s hay un plato para cada tipo de paladar. Entre frescos filetes de mojarra al horno, cada uno acompañado de la salsa secreta de Jake; una hamburguesa “clásica” de la casa, una torta enorme preparada from scratch en la cocina, asada perfectamente para que el término fuera ¾, acompañada de BACON, queso y un pan artesanal, que solo con describirlo se nos vuelve a hacer agua la boca. Cada plato era un espectáculo completo a la vista, y al paladar.

Y para terminar tremenda celebración culinaria, no podían hacer falta los postres. Las opciones se escuchaban todas TAN apetitosas, que no nos quedo otra opción más que ordenarlas todas. El menú de Jake se caracteriza por ser cambiante y hecho en el momento, por lo mismo, no es como en un restaurante comercial, en donde se te pueden ofrecer hasta 30 tipos diferentes de postres. Las opciones del día eran el pastel Tres Leches de la Casa, un pumpkin cheesecake, gelato de mango y gelato de pumpkin spice; las opciones se basan mucho de acuerdo a la temporada del año. Creo que ahora pueden entender el por qué ordenamos todas las opciones, y esto hizo que la convivencia en la mesa se tornara todavía más amena, un grupo de amigos compartiendo postres, acompañados de copas de excelente vino. 

 

Realmente no puedo imaginar una mejor forma de cerrar la tarde. Jake, siempre vamos a estar tan agradecidos contigo por recibirnos en el restaurante y hacernos sentir en casa. No podemos esperar a visitar el nuevo restaurante, con tanta historia por contar y por crear.