May 29, 2019

CRIALES-UNZUETA

 by Daniel Beltran 

Jose Criales-Unzueta, es un joven diseñador nacido en La Paz, Bolivia. Completó sus estudios en Fashion Design con un minor en accesory design en SCAD (Savannah College of Art and Design). A pesar de contar solamente con 23 años, su talento es inmensurable. Tiene la habilidad de mostrarnos sus raíces a través de sus exquisitos diseños, con una construcción meticulosa y un bagaje cultural beyond compare, criales-unzueta is one brand to watch. Ha trabajado con marcas como Fossil, Kate Spade New York, Banana Republic y más recientemente, en el departamento de diseño de accesorios masculinos de Coach.

 

Sumergirse en la industria actual no es algo fácil, especialmente para alguien tan joven. Para Jose, la transición de ser estudiante a ser parte de la industria, ha sido un proceso en el que sigue trabajando y encontrando su lugar dentro de ésta. Al inicio de este proceso, se encontraba mucho más enfocado en ser parte de la industria a través de una compañía como Coach, pero como muchos de los grandes nombres en la moda, en este proceso ha decidido estar mucho más enfocado en sus propios proyectos (como criales-unzueta y otras cosas dentro de la industria, pero fuera del diseño como tal). “Fue un año difícil, desde la universidad porque me encontré muchas veces dudando si estaba siguiendo el camino correcto para mí, pero creo que ahora encaminado en mis propios proyectos y mi propia visión, la cosas van bien y trabajo con más entusiasmo que antes”. Esto comenta el diseñador.

Durante su vida se encontró con dos turning points. El primero fue durante sus años de secundaria en el colegio y se encontraba decidiendo cuál sería su siguiente paso luego de graduarse. “Siempre amé la moda, pero nunca me atreví a darle la oportunidad como carrera, hasta que, en una conversación con mi padre, él supo darme ánimos para luchar por mis aspiraciones más allá de lo que yo creía que tenía que hacer o de lo que la gente alrededor mío pensaba que debía hacer”. Entre risas, Jose nos cuenta cómo en sus años de colegio tenía gran afinidad e interés por la biología; carrera que siempre pensó sería su camino a seguir, el cual actualmente se alegra de no haber tomado, “el gusto lo sigo teniendo, pero hoy sé que no era el camino correcto para mí”.

 

El segundo turning point lo atraviesa en su segundo año de universidad. El verano antes de empezar ese ciclo, atravesaba por un momento personal muy difícil y fue esa situación la que le dio un giro muy definitivo a su vida y a su perspectiva. “Ese momento me permitió ver que era lo que quería de mi vida y tuve una imagen clara de la persona en la que me había convertido después de tantas cosas”, comenta el diseñador.

 

La curiosidad es algo que lo motiva todas las mañanas, Criales-Unzueta se considera una persona de naturaleza curiosa, lo cual le genera una gran motivación: aprender más del mundo y de sí mismo. Su mindset se basa en esta motivación, lo que lo empuja a trabajar día con día con el deseo de cada momento ser mejor que antes, con el tiempo ha aprendido a competir más consigo mismo, una visión que le obliga a reinventarse constantemente y a entregar a su trabajo una visión fresca y actualizada.

Dos elementos que lo definen como diseñador son el concepto y la técnica. En cuanto al concepto, para él es muy importante el tener una filosofía de diseño en la cual se base su trabajo. Con cada colección, disfruta crear lo que él llama “visual narratives”, es decir qué cada colección nos cuenta una historia con un background sólido y definido, transmitiendo en sus piezas una historia, lo que le da alma a sus diseños. Para lograr esto, elabora un exhaustivo research en torno a su inspiración conceptual y crea una historia visual basada en tal concepto. En cuanto a la técnica, algo que siempre le apasionó de la moda fue la parte táctil, “el hacer” por decirlo de alguna manera. Siempre se concentra en aprender a trabajar distintos materiales y técnicas, y mejorar así día a día, lo cual se hace evidente al ver sus diseños materializados.

 

“Personalmente, creo que estos dos elementos me diferencian a mí y a lo que hago y le permiten a mi trabajo ser calificado como edgy o vanguardista”.

Reflejo de lo anterior, fue su última colección “qamkunapah”, que surgió de la curiosidad que siente el diseñador por sus raíces y sobre la forma en la que le fue enseñada la historia de su país. Mientras crecía, nunca aprendió de las culturas antiguas de Latinoamérica como propias, se le enseñó sobre su vida y costumbres, pero nunca a establecer una conexión entre la Latinoamérica de hoy y la Latinoamérica previa a la colonización. Uniendo investigaciones antropológicas que realizó sobre textiles y arte precolombino con la narrativa de uno de sus libros favoritos (Heart of Darkness por Joseph Conrad), empezó a construir una colección que está basada en los efectos sociales y culturales de la colonización en una cultura. Realizó una ardua investigación sobre las culturas que fueron colonizadas, además de la suya, y empezó a diseñar basándose en su estética personal y las ideas que surgieron de esta investigación. Decide diseñar la colección usando únicamente textiles naturales (la colección no emplea ningún tipo de sintético, solo fibras naturales) y también extrayendo el concepto de género que fue una herramienta tan crucial de la colonización para crear roles sociales. Así nació la qamkunapah. La palabra qamkunapah viene del idioma quechua, que traducido al español quiere decir: “para ti”; lo que él quiere decir con esta colección es “esta es nuestra historia” y presentarla tanto a el mismo como para quien quiera recibirla.

 

La persona que recibió su última colección y que recibe constantemente a criales-unzueta, es alguien que busca y espera más de la moda que simplemente algo para ponerse cada mañana. Es alguien que quiere que sus prendas tengan algo que decir y que se encuentre en sintonía con lo que ellos mismos quieran comunicar a la gente a su alrededor.

 

“Yo no diseño pensando en un género o en una persona específica por así decirlo, si no pensando en qué mensaje van a tener mis diseños y asegurarme que siempre sea consistente desde el textil y corte, hasta el producto final”.

En un plano más personal, el diseñador nos cuenta que una de sus metas es formar una familia, “es algo que siempre tuve en mente y aunque por ahora lo siento como una meta muy lejana, espero algún día poder realizarla”. La familia juega un rol muy importante en su vida, no hay día que no intercambien al menos un par de mensajes o incluso memes, “somos una familia pequeña pero muy unida y estamos siempre al tanto de lo que hace el otro, a pesar de que mis padres viven en Bolivia, mi hermano en Madrid, y yo por el momento en Nueva York”. El apoyo de sus padres ha sido incondicional para el desarrollo de su carrera, fueron ellos los que siempre le empujaron a seguir sus sueños y le enseñaron a buscar ser mejor en todos los sentidos, valores que desea trasmitirle a sus hijos, el día que los tenga.

 

Su motto es: “happy to be here, easy to work with”. Se lo “robó” a Derek Blasberg, comenta. Fue esta frase la que materializó su forma de actuar profesionalmente. Para Jose, es increíblemente importante ser amable y amigable, mostrar siempre una buena disposición para hacer las cosas y hacerlas bien y con “buen humor” (como dice su mamá). Algo que le ha ayudado mucho en su desarrollo profesional, es ser una persona con la que se es fácil trabajar, “a nadie le gusta alguien malcriado o muy complicado, esta industria es lo suficientemente desafiante como para aguantar berrinches y malas actitudes”. Para lo personal, tiene un segundo motto “lo que no suma, resta” y “que todo fluya”. Sin miedo a sonar a cliché, nos comenta que es necesario dejar ir cosas y personas que no aportan algo positivo a la vida, y entender que si alguien o algo no tiene influencia positiva, es mejor no aferrarse. Lo mismo con dejar las cosas fluir, el diseñador siente que es importante aprender que hay cosas que simplemente no se pueden controlar, y sin importar cuánto se trate, algunas cosas simplemente son como son y punto.

 

“A las personas con sueños e ilusiones, les doy el mismo consejo que me doy a mí mismo todos los días: trabajar siempre duro y tener siempre un motivo que sirva de gasolina. Ser apasionado es importante pero no sirve de nada si no se trabaja y se les pone ganas a las cosas, y para eso se necesita tener un objetivo y un motivo que te impulse siempre. Lady Gaga dijo recientemente al recibir su Oscar “there is a discipline for passion” y no hay nada más real que eso”.