Mar  31, 2017

La triste excusa de amor en el Siglo XXI.

 by Lady D

Puedo decir que me considero una de las grandes damnificadas por Disney. Soy de esas que creció creyendo en su príncipe azul, de esas que creían que con fe, confianza y polvo de hada todo estaría bien. Soy como la Bella Durmiente pero se me pasaron las horas de sueño y cuando me desperté, me habían dejado una nota diciendo que mientras me despertaba, el príncipe se iba a divertir con la Pocahontas, porque al parecer esa la floja le calentaba la mazorca mientras yo vivía engañada en mi sueño profundo.

Cuando desperté de mi sueño profundo, no solo me di cuenta que era la Pendeja Durmiente, también descubrí que pasé siglos dormida y que ahora batir el abanico y pestañear mientras divisas a tu presa, perdón a tu príncipe, ya no es suficiente para atraerlo. Hoy en día con tanta lagarta en la calle, you need to bring your A game to be noticed y no perder la clase. Desolada y perdida por la falta de príncipes en este mundo, decidí buscar un príncipe virtual y probar suerte.

Descargué las dos apps más utilizadas worldwide y con esto me encontré:

App 1

 

Te encuentras con un sinfín de prospectos y te sientes como en el súper; éste sí, éste no, éste tal vez, éste súper sí, éste lo tendré en varias tallas? acaso viene en otros colores? Empezando a llenar tu carreta con los mejores prospectos, no falta el sapo con potencial de príncipe y te dices a ti misma: “mi misma, llevémoslo. Con un poquito de arreglo hasta pasa el joven”, tampoco falta el pobre que le echaron un mal de ojo y ni a trancazos pasa. Y viene doña estúpida, se confunde de botón y le da like. Guess what? ese es el primero que te habla y no hay manera de quitártelo de encima; pero Karma is a bitch y cuando le hablas al que más te gusta se porta como un total jerk y resulta ser que tú eres la que tiene el mal de ojo.

Esto me hizo pensar: porque no podemos ser sinceros y decirle a alguien que no nos gusta? En cambio preferimos tener a esa persona ahí, calentándonos el oído y alimentando el ego, mientras  seguimos alimentando sus esperanzas. La sinceridad no lastima a nadie, pero una mentira puede hacer un daño mayor al que nos imaginamos.

Regresando a temas más light, una vez tienes un repertorio selecto de caballeros a tu disposición, los puedes repartir en dos grupos: los que solo están viendo que sacan, y los que sí les interesa llegar un poco más a fondo, si se diera la oportunidad. En general, puedo decir que se encuentra pretty decent people en esta app, de esos que no solo les interesa tu garnacha; les interesas tú como persona.

App 2

Ésta funciona un poco diferente y dado que sólo tienes una foto para impresionar, tu descripción sí importa. Para hacerles el cuento corto, mi descripción era “Princesa en búsqueda de mi caballero en armadura” aparentemente eso se tradujo a “esta potra  busca jinete que la monte”. Aún trato de digerir la cantidad de barbaridades  que leí y vi en esta plataforma. Primero, me sorprendió el hecho que a nadie le interese saber tu nombre. Te pueden preguntar cualquier cosa menos “¿cómo te llamas?”. Segundo, alguien me puede explicar qué onda con mandar fotos de tus genitales? I mean, podría recibir un Honoris Causa en Urología de tanto pene que vi. Podrían al menos trabajar en su manscaping antes de tomarse una foto de esas…

Tercero, para todos aquellos usuarios de estas apps, que aunque no mecioné ninguno de los nombres, si las has usado, sabes cuales son (you dirty little hoe). “De dónde eres?“ No es lo mismo que “Dónde vives?” ó “Donde estás?” Son 3 cosas muy diferentes, así que por favor aumenten su vocabulario.

Sé que puedo sonar like a prude, por ser una “mujer suya de su casa”, pero lejos de censurar el sexo; lo que quiero saber, es cuando se perdió el auto respeto? Si quieren tener sexo está bien, es algo maravilloso. Pero cuiden su cuerpo, respétense, y tengan dignidad. Ofrecerse en una aplicación como si fuesen cabezas de ganado, solo muestra la falta de autoestima y self-love. Tu cuerpo es una creación maravillosa, CUÍDALO.

Aquí dejo el tema porque no quiero parecer la Señora Católica y si quieren seguir el ejemplo de mi amiga la Pocahontas, y soltarle a cada inglés que se les ponga en frente: fine by me. Your body, your shit.

Para terminar, mis hermosas creaturas de la creación, para aquellos que buscan el amor verdadero, está dura la cosa. Pero es posible. Sigan buscando y nunca pierdan la fe y si lo que quieren es volar la hilacha, do it. Pero con cuidado, en este mundo de perversión en el que vivimos no está de más la precaución.

Yours truly

Lady D