Oct. 17, 2019

Las mezclas déjaselas

al bartender

 by Lady D

La mezcla de círculos sociales, es una historia tan vieja como el tiempo, el tema central de novelas épicas y tragedias, el único tema conocido por las telenovelas mexicanas. Fuera de la fantasía, ha sido un tema que ha marcado a la sociedad en todas sus épocas, la clase alta siempre protegió su círculo de “social climbers” y los demás círculos buscan, incesantemente, alcanzar este reducido círculo. Corrientes como el comunismo y socialismo se han alimentado de este tema, y líderes políticos han luchado contra él, y si bien la igualdad y la equidad deben ser la premisa de la sociedad moderna, en los temas del corazón la cosa cambia.

 

Primero que nada, quiero aclarar que no soy ninguna supremacista rara ni quiero perpetuar nada, simplemente hablo desde la experiencia. Si algo nos ha enseñado la historia mundial, es que de amor no se vive. Te quiero ver alimentando a tus hijos con amor, por supuesto, cocinar con amor le da el toque especial a cualquier comida, pero el amor es el único ingrediente gratis de la receta, o díganme si ¿con amor pagan una nicoise o un magret de pato a la orange? Didn’t think so. Sí, claro, todos somos seres humanos iguales, pero eso no nos hace compatibles.

 

Un componente clave a la hora de buscar pareja es la practicidad, usa tu cabeza cariño. Te garantizo que no hay amor que resista el primer mes de facturas si solo tú las estás pagando todas. Y antes de que me quieran hacer ver como una mujer machista, cuidado. Aquí nadie está diciendo que vas a buscar marido para que te mantenga, estás buscando un igual. El problema en cuestión acá es cuando esa pareja, al no ser un igual, no tiene la solvencia económica para estar en una relación contigo, no creo que tu sueño de vida sea mantener a un parásito, sin importar cuan dreamy sea.

 

Cuando empezamos a salir con alguien, surgen preguntas claves en nuestra mente: ¿le gustará a mis papás? ¿Se llevará bien con mis amigos? ¿Le gustarán los mismos lugares que yo frecuento? ¿Le gustará el sushi? Todas preguntas clave, y si la respuesta a alguna de estas fue no, ¡preocúpate cariño! Y es que la realidad es cruda, no le puedes presentar a tu mamá a un Brayan. Somos animales de costumbre, y no vamos a sentirnos cómodos visitando lugares que no frecuentamos, alterando nuestro calendario social. Y no se trata de pertenecer a un círculo social específico, para cualquier persona de cierto estrato suele ser incómodo interactuar con otro, porque, sencillo, no estamos familiarizados con su desenvolvimiento diario.

 

Por supuesto que pertenecer a tu mismo círculo es solo uno de tantos requisitos que debe tener contigo, porque podrá frecuentar los mismos lugares, pero que tenga la cultura y la educación que buscas es un tema totalmente diferente. O sea, hace unos años, mi Abuela trató de endosarme al nieto de su mejor amiga; como no pudieron casar a sus hijos, lo intentaron con los nietos. O sea, el tipo perfecto, me encantó y todo, y hasta obvié el hecho de que era un chichón de piso y medía medio metro menos que yo. Para ponerlas en contexto, el tipo lo están entrenando para ser el presidente de cierto país que no puedo revelar (y seguramente lo logrará), así que al terminar nuestra perfecta cita me dice, “contigo ya tengo a mi Jackie, ahora tendré que buscar a una Marilyn.”  Muy apellido rimbombante y futuro brillante, pero de nada le sirvieron porque es un PATÁN!! 

 

Les tengo que ser honesta, si he fantaseado con una aventura, así tipo la hija del jardinero, no sé, algo salvaje y sexual, que me lleve a un jaripeo y me enseñe a ordeñar vacas, pero que se quede en aventura nada más. No intentes sentar al capataz en la mesa principal, porque no te va a salir bien, ahórrate el mal rato y ahórraselo a él. Créanme, si han llegado hasta aquí en este artículo es porque son unas perras elitistas como yo (#noshame), y de algún lugar en tu cadena genética lo sacaste chula, así que chances are que tu mamá y/o tu abuela no estén muy felices con tu romance integrista; si sabes lo que te conviene, deja las ideas guerrilleras para las novelas y disfruta de tu summer fling.

 

Como en todo hay excepciones a la regla, si encuentras a una persona que sea culta, que comparta tus gustos, que tenga ambiciones, podrá no pertenecer a tu círculo, pero seguro lo hará eventualmente. Es aquí  donde regresamos a entender que tu círculo social es definido por tus acciones y por tu pensamiento, no tiene absolutamente nada que ver con tu apellido o la billetera de tus papás, la mentalidad pobre es el problema.

 

La única mezcla que me va es la tónica con el Gin, y esto va más allá de las relaciones amorosas, aplica a la amistad también. Hace un tiempo, decidí hacer la obra benéfica del mes y hacerme amiga de Jelen. Jelen con J era una arribista, trepadora que fingía ser comunista, aunque al igual que todos los comunistas, era solo una resentida que quería que todos cayéramos en desgracia mientras ella progresaba. Para no hacerles largo el cuento, Jelen logró ganarse a varias de mis amigas e incluso trataba ganarme a mí. Tiempo después, se enredó con un tipo de su calaña y este hippie sucio le despertó más su instinto comunista nato, por supuesto su discurso era incongruente y solo lo utilizaba cuando le convenía, un día me acusaba de plástica y al otro día compraba un vestido a visa cuotas para poder asistir a mis eventos. Finalmente, la muy hipócrita intentó ponerme en mal con mis amigas pero guess what, le salió el tiro por la culata porque todas vimos sus true colors. Moraleja de esta historia: mezclarse es tóxico, es irrelevante si eres comunista o capitalista, hippie (you´re not hippie just because you smoke weed and you’re a vegan, ‘cuz that Black American Express buys it all) o fashionista, just stick with your own kind. 

 

Mis pastelitos cósmicos es todo por ahora, recuerden en la vida real María la del barrio jamás le habría quitado a Luis Fernando a Soraya, Soraya la habría despedido y ella se habría casado con Rico Suave, dejémosle el amor prohibido a Selena y evitémonos el dolor de cabeza intentando abrir el mar con las manos. 

Yours truly,

firma lady d.png