Jan  29, 2017

Little Black Dress

 by Daniel Beltran

No existe pieza más icónica que un little black dress; ninguna otra prenda combina la sencillez, elegancia, versatilidad y clase como esta. Por tal razón, no puede faltar en el closet de ninguna mujer. Es una pieza clave que te permite estar a tono en diferentes eventos y ocasiones de la vida cotidiana, aportando glamour y estilo a tu imagen.

Aunque esta prenda sea sencilla, puede ser muy complicada de usar y, si no la usas adecuadamente, puede pasar de elegante a corriente fácilmente. En esta ocasión, te daré un pequeño manual de instrucciones detrás del famoso vestido.  

Cuando vas a elegir un little black dress lo primero que tienes que tener en cuenta son las proporciones de tu cuerpo. Si eres alta, probablemente una falda en línea A, acentuará tu figura y dará especial atención a tus piernas, elongándolas. Si eres bajita, un vestido ceñido con el ruedo arriba de la rodilla, logará hacerte ver más alta.

La diferencia entre ceñido y forrado…  De acuerdo a tu figura sabrás qué talle se ajusta más a ti. Si tienes una figura curvilínea, un vestido ceñido acentuará esas curvas y te hará lucir sexy. Pero cuidado, la prenda tiene que tallar mas no apretar porque pasarás de verte sexy a verte forrada en el vestido lo cual hace que éste pierda su elegancia y se vea tacky.

Pequeño, no vulgar… El ruedo del vestido es crucial. Que sea un little black dress no significa que tienes que mostrar tus undies o la ausencia de ellos. Sí es un vestido corto pero la altura ideal varía desde 5 cm hasta 18cm arriba d la rodilla, dependiendo de la medida de tus piernas. Asegúrate que cubra 10 cm bajo el derrier, un centímetro menos puede ser la diferencia entre verte elegante y verte indecente.

Solo enseña una parte del cuerpo…  Esta es la regla de oro con cualquier vestido pero con un vestido corto donde ya estás enseñando las piernas, esta regla se vuelve inquebrantable. Muy rara vez los escotes funcionan con un vestido corto; es suficiente con mostrar las piernas, deja algo a la imaginación. Si quieres mostrar toda tu espalda, opta por un vestido que cubra tus brazos, o si solo quieres mostrar media espalda, un vestido con un neckline recto a la altura de la clavícula es la respuesta.

Todo extremo es malo… Un vestido sin estructura, mal tallado, seguramente no te hará ver vulgar, pero te hará ver sosa y aumentará tu edad. Que no sea ajustado es diferente a que se te vea desestructurado y de mayor tamaño.

Accesorízate… Una pequeña cadena, un brazalete, o pendientes. La sencillez es vital pero un pequeño glimpse de plata u oro, un pop de color, realzarán el look y aún más importante, los accesorios definirán si vas por un look de oficina o tal vez un look de cocktail.

Finalmente, anímate a probar nuevas tendencias, líneas mod, un vestido oversized, tal vez un vestido de black velvet. Todas estas nuevas tendencias transforman este clásico, haciéndolo más actual, pero igual de elegante y classy. Y recuerda: Inhale fashion, exhale style.