Feb 2, 2018

LOVE, POWER & ACTION

Powered by

 Photographed by Pepe Valenzuela

Entrepreneurs: Manuel Pineda & Adriana González Frigo

Styling  by Daniel Beltran

Wardrobe: Arturo Calle & Paola Vásquez

Jewlery: Alessa Designs

Power

Couple.

 

En 1996, durante la campaña de reelección del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, la pareja presidencial hizo un recorrido por varias ciudades y al detenerse en una estación de gasolina, el dueño resultó ser un ex-novio de Hilary. La primera dama le contó a su esposo que éste había sido su amor en la secundaria, a lo que Bill Clinton, bromeando, le respondió que si se hubiera casado con él, seguramente estaría atendiendo en el lugar. Pero Hilary, reconocida por su talante, le contestó: “si me hubiera casado con él, él sería hoy el presidente”.

La anécdota, narrada por la ex-primera dama en su libro Living History, publicado en 2003; describe con exactitud el papel que jugó Hilary en la exitosa carrera de su marido. Incluso, los amigos de la pareja presidencial destacan que fue la inteligencia de Hilary y su gran habilidad política las que marcaron la carrera profesional de su marido.

En el poder, como en el amor, para bailar se necesitan dos. Aunque casi siempre el éxito profesional de una pareja se le reconoce solo a quien ejerce la posición más influyente; el papel que cumple su co-equipero resulta definitivo para el cumplimiento de las metas comunes. Incluso, como en el caso de los Clinton, con el tiempo los roles de liderazgo tienden a intercambiarse cuando el acople y la buena comunicación permite que uno se convierta en el punto de apoyo del otro.

 

Cuando se piensa en una persona “poderosa”, normalmente se le acompaña del adjetivo “temerario”. Para lograr llegar a esa posición de poderío, es normal que esta persona tenga una historia de gran determinación, distinción y valor para desafiar y enfrentar cualquier obstáculo que se encuentre en el camino. Y lo cierto, es que para lograr el verdadero poder no puede hacerse solo, se necesitan dos. Pero, ¿qué tan frecuente es encontrar parejas en las que los dos ejerzan posiciones de poder? Isabel Londoño, consultora en temas de desarrollo de carrera asegura que “no es usual que los dos integrantes de la pareja manejen el mismo nivel de poder porque venimos de una cultura machista,”.

Sin embargo, el papel de las mujeres es cada vez más protagónico en términos de poder. Incluso lo vemos ahora en marcas como Maserati, donde tanto hombres como mujeres son partícipes a dejar su marca en el mundo a través de la influencia y liderazgo que puedan tener dentro de la sociedad. 

 

En el mundo, identificar a las parejas más poderosas ha sido un tema de permanente interés en prestigiosas publicaciones. Manuel Pineda y Adriana González Frigo han estado juntos por varios años y juntos son prueba del trabajo en equipo, la igualdad y el amor. Son prueba inequívoca que brillar juntos los fortalece y que no existe lugar para el ego como individuos, demostrando que su éxito personal no tiene comparación a su éxito  en conjunto, lo cual los convierte en una de las parejas más influyentes del momento.

Vivieron un noviazgo largo y romántico, donde crecieron juntos y solidificaron su relación. Una prueba del lazo tan grande que los ha unido por años. Ambos exitosos en sus carreras y con un futuro brillante, se apoyaron constantemente con el deseo mutuo de crecer profesionalmente y como pareja. En 2013 se casaron y con los años han consolidado una relación de sintonía total, como lo define Adriana.

 

Antes de casarse, estudiaron en Barcelona y comenzaron una exitosa carrera profesional en la que desde entonces, se apoyan mutuamente. 

 

Manuel, por su parte, inició su carrera en el Departamento de Urbanismo de Barcelona, donde desempeñó labores de planeación, desarrollo y diseño. Llegó a la Dirección de Urbanismo, donde desarrolló una exitosa carrera que le ha permitido obtener varios reconocimientos. 

 

Adriana destaca el liderazgo de su marido, y considera que es la cualidad que más admira de él, mientras Manuel resalta la perseverancia y disciplina de su esposa. 

 

En el plano profesional, consideran que el respeto de los espacios de cada cual ha sido fundamental para desarrollar sus respectivas carreras, aunque, eso sí, hay consulta familiar cuando de un cambio de trabajo se trata. El apoyo mutuo y el diálogo permanente han sido  delos ingredientes clave en la fórmula que ha aplicado esta pareja para sobresalir, consolidarse y mantenerse unidos.