May 3, 2018

O3 + scuro

A Night to Remember

 Fotos: Giuseppe Calvinisti

Mucho antes de la Bauhaus y la especialización de los diseños, era el arquitecto quien diseñaba todos los detalles que daban distinción a un miembro de la corte. Arquitectos como Andrea Palladio se encargaban de diseñar desde las villas de ensueño, hasta los detalles más pequeños de mobiliario y vestuario. Con el pasar de los años aparecen los diseños como carreras individuales y a partir de ese momento en la historia, emergen profesionales especializados en las diversas ramas del diseño, aunque esto nos ha llevado a un esplendor nunca antes visto, las raíces nunca deben ser olvidadas y todos aquellos dedicados al diseño deben buscar la complementariedad con todas las ramas y poder aplicar su filosofía de diseño a cualquier área del mismo, aunque sea fuera de su especialidad. Vivimos en una era donde la versatilidad es clave, aún más en el diseño.

 

Es por esto que junto a la exclusiva tienda O3, decidimos realizar un evento donde 4 de los diseñadores más importantes y talentosos de Guatemala, realizaron una intervención a un espacio, un white canvas, en el que cada uno de los diseñadores creó un showcase que englobaba diseño de interiores, diseño industrial, diseño escénico, diseño musical y por supuesto, diseño de modas; el cual coronaba cada espacio. Maison Escarlata, Eduardo Figueroa, Rogelio Escobar y Stefano Giammattei fuero los cuatros virtuosos encargados de sorprendernos con su exquisito gusto e impresionantes piezas de diseño. Este evento nace de una idea como cualquier otra, casi 8 meses antes del evento. La estructura del lugar posee una distribución espacial tan moderna como elegante, que invita al visitante a recorrer cada esquina para ver todo lo que tiene este lugar para ofrecer. Con sus espacios tan variados, sus superficies reflectivas como detalles arquitectónicos, sus pantallas retropoyectivas y su forma elongada, O3 se mostraba desde hace tiempo como un diamante por explotar para desarrollar una pasarela de moda tan vanguardista y elegante como lo fue ésta. 

GFC_1924.jpg

Maison Escarlata

Edgar Navarro, Director Creativo de Maison Escarlata, presentó piezas de su última colección “Gloria”, una colección que no necesita presentación. Los detalles de cada una de las piezas las hacen únicas, se aprecia el intricado trabajo de embroidery en las piezas, trabajo que lo cataloga como un Couturier. 

 

La puesta en escena nos traslada a una historia de amor y desamor, un performance que estimuló los sentidos y los sentimientos del espectador durante los siete minutos que duró. El público pudo experimentar la ira, el desprecio, la soledad, el apego, un compendio de emociones que solo son despertadas por la pasión. Como era de esperar, Edgar nos mostró la gran pasión que cada una de las piezas llevan con ellas en su diseño y en su confección. El espacio que Edgar diseñó para este showcase sacaba a relucir aún más el estilo tan característico de Edgar, moderno, elegante y lleno de brillo y metales preciosos. Tomando bancas, mesas y lámparas le dio una nueva cara al salón; y con este derroche de diseño de interiores e industrial nos recordó que no todo es siempre lo que parece a simple vista y nos invitó a imaginar y pensar un poco más allá de lo que estamos acostumbrados.

 

Los aplausos no se hicieron esperar, no hubo un alma en todo el recinto que no haya sido conmovida por lo que vio. Edgar logró materializar sus sentimientos y abrirnos su alma en este espectáculo, pocos virtuosos del diseño son capaces de abrirse de esta manera y fue un honor para todos los presentes haber sido parte de algo sin precedente como esto. “Derramé un par de lágrimas” palabras textuales de la Make-Up Artist, Fernanda Gomar.

Eduardo Figueroa

Eduardo nos mostró una línea del tiempo de su trabajo, llevando a escena varias de sus piezas icónicas a través de los años. Siempre es un deleite poder revivir la magia que experimentamos la primera vez que vimos cualquiera de estas piezas en pasarela. Como es costumbre, cada pieza de Eduardo transmite elegancia y clase, sus detalles son muy delicados y femeninos con una caída amplia que favorece el cuerpo femenino y se adapta a diferentes tipos de cuerpos, haciendo sus piezas muy versátiles.

 

En el caso de los hombres utiliza un silueta muy estructurada y ceñida que es muy favorecedora, acentuando la espalda y dando la famosa forma de triángulo al cuerpo masculino. Aunque juega con formas clásicas, Figueroa no es tímido con el uso de colores y estampados, dándonos como resultado un hombre muy elegante pero arriesgado, el cual no le teme al color, que en pleno siglo veintiuno sigue siendo un temor de muchos hombres y son pocos los diseñadores como Eduardo Figueroa quienes logran romper esta barrera.

 

El performance permitió que los espectadores interactuaran con los modelos creando un recorrido en dos salas donde todos los invitados podían ingresar y apreciar muy de cerca cada uno de los detalles de las diferentes piezas, “Una línea de tiempo interactiva” mencionó Alessandra Bregni, Directora de Boga Models. Los espacios que Eduardo utilizó iban de la mano con su estilo de diseño tan característico. Creó, en dos salas distintas, el espacio más elegante de todo el recinto. Chandeliers llenos de cristales, muebles con un diseño sobrio y elegante complementados con detalles metálicos y brillantes, el uso de texturas como cueros negros y blancos crearon una atmósfera digna de Marie Antoinette herself, un túnel que nos transportó a las salas de Le petit Trianon o cualquier villa renacentista de la región del Venetto, llenas de detalles de diseño y piezas exquisitas de vestimenta, caminar entre los modelos; el espacio de Eduardo fue una pequeña abstracción de lo que pudo ser caminar en la corte francesa en Versailles. 

Cuerpos Incorruptos es la colección que Rogelio nos presenta en esta ocasión, con gender bending silhouttes, para este diseñador está claro que los estereotipos de vestimenta convencional son obsoletos y nos muestra una colección Avant-garde con siluetas sueltas, que a pesar de no delinear la figura, son muy favorecedoras al cuerpo. No existe una sola pieza en la colección entera que no exude sensualidad y a la vez delicadeza.

 

La calidad artística de la colección es admirable, el detalle en la elaboración de los estampados es un ejemplo de ello. Desde la creación del concepto artístico de los estampados, hasta el corte perfecto de cada uno de ellos convirtiéndolos en una pieza única. El color rojo domina esta colección, complementado con grises y negros; es intensa y vibrante, totally unapolgetic!

 

La presentación de Rogelio se define en una sola palabra: BOLD! Los espectadores presenciaron un performance lleno de sensualidad y mucha pasión, muy atrevido, pero sobre una línea elegante y con mucha clase, en palabras del público: “revolucionario”. Es excitante ver diseñadores que se atrevan a romper las barreras de una sociedad convencional y nos dan arte puro con sus diseños. El espacio fue diseñado por Rogelio con la misma atención con la que desarrolla sus colecciones, le puso atención hasta al más mínimo de los detalles.  Un cuarto con doble espacio, paredes blancas decoradas con todos los espejos que tenían a disposición, una cama exquisitamente preparada para que los modelos interactuaran sobre ella y muchos detalles reflectivos; mientras que los modelos rotaban dentro del espacio se podía notar como cada pieza de la colección fluía con su movimiento. Todo esto contribuyó a que la presentación de Rogelio fuera totalmente perfecta.

Rogelio

Escobar

Stefano

Giammattei

Cerrando las intervenciones, Stefano nos presentó Vergüenza no. 4. Utilizando la tienda entera como escenario y terminando en un espacio totalmente abierto en el que hubo una interacción muy cercana del modelo con el espectador. El showcase de Giammattei tuvo una connotación bíblica, las masas acercándose a lo divino, el manejo de la luz direccional hacia los modelos, la ambientación y sonido generaron esta esencia de divinidad y la penumbra del resto de la tienda fue el contraste perfecto para representar tal dualidad. El espacio de Stefano fue el más abierto de los utilizados y esto hizo que fueran los mismos espectadores quienes ayudaran a delimitar  las líneas entre el showcase y el público, sin ser tan tajante. El estilo de la colección se tradujo al escenario que Stefano pasó dos días diseñando cuidadosamente. Cada pieza de mobiliario estaba idealmente contemplada para que el espectador, sin importar donde se encontrase, pudiera observar claramente toda la presentación. 

 

Por supuesto, si el espacio arquitectónico que el diseñador creo emitió tal sensación, las prendas que estaban presentándose eran las musas del tal inspiración. Con una colección tocada por citas bíblicas e influenciada por este concepto de divinidad, el espacio arquitectónico se apega perfectamente a ella y exhibe una complementariedad brillante, especialmente para un diseñador tan joven como Stefano. El blanco fue el tono estrella, una paleta muy clara con tonos celestes, tonos crudos y ciertos matices de rojo en piezas clave.

 

Siluetas asimétricas, drapeados exquisitos y un minimalismo puro es el que pudimos apreciar en esta cuarta colección de quien que me atrevo a decir es el niño rebelde de la moda masculina. Piezas construidas muy arquitectónicamente, con ejes limpios con reminiscencias deconstructivistas a Ghery, nos dan un producto digno de cualquier pasarela de alta costura.