May  31, 2017

Libertad de amar, un derecho universal.

 by Olympe de Gouges

En un mundo tan diverso, creer que todos debemos ser iguales es una locura. El avanzar hacia el desarrollo, armonía, igualdad y la paz en mi país es una aberración. Creo que a algunos guatemaltecos, en los cuales me incluyo, ya no nos asombra que iniciativas como en las que un grupo de políticos liderados por el diputado Aníbal Rojas, sobre la ley para imposibilitar el matrimonio homosexual y endurecer las sanciones penales contra el aborto, se produzcan en el Congreso de la República de Guatemala. Algunos guatemaltecos nos hemos quedado anonadados de las iniciativas que se han presentado y aprobado dentro del mismo, las cuales solo incitan a más discriminación, división, pobreza y a crear una Guatemala de dos caras. En la que una que le sirve a algunos y la otra mata a otros.

Si bien es cierto que vivimos en una democracia, en la cual dentro de sus fines principales se encuentra el crear una plataforma o escenario público que permita la participación y opinión pública, el otorgar el derecho a los ciudadanos al voto y de igual forma tener la posibilidad de ser electos con el propósito de poder plantear sus intereses y sus demandas. Se nos ha olvidado que en una democracia también debe prevalecer la libertad en general, pero principalmente la libertad de expresión. No me refiero solo al hecho de poder expresar nuestras opiniones como yo lo estoy haciendo aquí, sino también al poder expresar el amor y los sentimientos que sienten y tengan dos personas sin importar su raza, sexo u origen; y de igual manera, al poder expresar ante el mundo y para el  mundo las decisiones propias sobre su cuerpo y no solo me refiero al que una mujer decida si quiere tener un hijo o no, sino también a poder expresarse a través del arte en su propio cuerpo.

 Para mí, es inconcebible que a una persona se le niegue el derecho de poder expresar su amor hacia otra persona, simplemente porque sean del mismo sexo, si no hay nada mas lindo y gratificante en el mundo que el poder compartirlo y gritarlo a todo pulmón; es totalmente ilógico que en vez de tolerarlo y respetarlo se busque castigar con leyes como la anteriormente mencionada. Es inaudito que los homosexuales en mi país sean rechazados y discriminados solo por el hecho de amar a una persona del mismo sexo. Que se vean forzados a adoptar una pantalla que los haga aparentar en todos los aspectos de su vida como “normales”. En mi país, la comunidad LGTB+ es vista como una amenaza para la sociedad, su integridad y sus valores pero lo que no quieren entender es que la sociedad con esos pensamientos e ideas se auto destruye y se desintegra. Lastimosamente, en mi país se ha vuelto un factor común vivir con una doble moral.

 

Yo quiero hacer una invitación abierta a toda Guatemala, Congreso de la República, señores diputados, funcionarios públicos y todos los que conformamos este lindísimo país al cual tanto amo, a que ya seamos los ciudadanos que este país se merece, que dejemos de dar pasos hacia atrás y avancemos hacia el desarrollo. Que ya dejemos atrás los pensamientos anglosajones, pensamientos de patriarcados, de resentimientos sociales y de un mundo dividido por clases sociales, las cuales son apáticas unas con las otras y nos llenemos de pensamientos de igualdad, de derechos universales y de justicia para todos.

Señores busquemos la realización del bien común como lo demanda la Constitución por la cual nos regimos y dejemos de buscar generar el bien común para los que sí llenan esos estándares estúpidos que nos ha dictado la historia a través del tiempo, como por ejemplo el ser heterosexual. Dejemos ya de incentivar el odio y el rechazo hacia los que no llenan esos requisitos. Señores habitantes de este país, déjenme recordarles que Guatemala es de y para todos los seres humanos que vivimos en esta tierra delimitada por fronteras. 

Para los guatemaltecos que están en contra de la homosexualidad y el aborto les dejo las siguiente preguntas: ¿Quiénes se creen ustedes para decirle a otra persona a quién amar o cómo vivir? ¿Consideran que tienen el valor ético y moral, basado en sus acciones a lo largo de su vida, para juzgar a una persona simplemente por el hecho de no vivir como usted quiere que ella viva? ¿Se creen con el poder de privar de un derecho a dos personas que sólo buscan ser reconocidas como una familia ante la sociedad? derecho que usted heterosexual se le fue regalado y que algunos heterosexuales nunca han valorado. Permítame contarle antes de que me conteste, que en la vida yo he aprendido que un homosexual no escoge ser homosexual, simplemente lo es. El homosexual si ha escogido el amar libremente, a pesar que nosotros, la sociedad, hemos hecho que se vea obligado a guardarse en una caja y castigarlo gracias a ese velo de ignorancia con los que viven algunos guatemaltecos. 

Este artículo no se trata sobre si estamos de acuerdo que dos personas del mismo sexo se casen, o si alguien quiere cambiarse el sexo, si una mujer puede decir sobre su propio cuerpo. No señores, esto se trata de que tenemos que volvernos mas humanos y dejarnos vivir unos a los otros en las mismas condiciones y con los mismos derechos para todos. Así como se reclama y persigue, en este país  que todos los ciudadanos cumplamos con nuestras obligaciones por parte del Estado, también el mismo nos debe reconocer y otorgar los mismos derechos a todos sin excepción alguna. No podemos seguir teniendo un Estado y un grupo de ciudadanos que discriminan y reprimen a otras personas que aman afuera del estándar  hombre y mujer.  Se trata de crear un país y una sociedad en la cual predomine el amor, la libertad, justicia y el respeto entre todos.  Me refiero a amarnos y aceptarnos como somos, a pesar de que en algunas cosas diferenciemos, porque al final de resumidas cuentas todos somos GUATEMALA.