Nov 24, 2019

El Patriarcado: la involución constante del ser humano

by Coyotío Malvado

La mujer nunca ha conocido el Fair Play en la vida, si hablamos específicamente de género. Como mujeres, la pelota nunca estuvo verdaderamente en nuestra cancha, pero aprendimos a jugar bajo la nariz del patriarcado. Desde Olympe de Gouges, que luchó por nuestros derechos hasta la f*cking llegada del Romanticismo, que  se encargó de encerrar a la mujer en la estructura del hogar; procreadora y ama de casa. 

 

Toda la vida se nos negó el juego limpio. Hasta la llegada del feminismo, lxs feministas que en muchas ocasiones generan recelo, son parte de un movimiento político sociocultural que promueve el cumplimiento efectivo de igualdad de todas las personas. Antes nos discriminaban, hoy nos siguen discriminando. Antes nos violentaban, hoy nos siguen violentando. Antes pedíamos voto, hoy pedimos voto por nuestro cuerpo, nuestras decisiones y lo que por derecho es nuestro: La Igualdad.

 

El nuevo feminismo tiene como desafío demostrar que la “naturaleza” no nos encadena fijando nuestro destino. Vamos a reivindicar el derecho al placer sexual, a la sexualidad femenina que ha sido negada, vamos a rescatar los orgasmos y el derecho a la libre elección sexual. Vamos a velar por el derecho a no querer ser madres. Por las que ya no están y las que se quedaron. Porque al final de las cansadas, esto ya no es un juego, es un campo de batalla y la lucha no termina.