Dec 26, 2018

Plantiful

Giancarlo Marsicovetere

 by Ian Diaz Granai

Uno de los trends más grandes del momento, es “ser healthy”. Pero con esa pequeña frase, se vienen a la mente mil y una preguntas. “¿Es solo una moda pasajera o es algo que debería de tomarme enserio?” “¿Voy a tener que cambiar mi lifestyle completo?” “¿Va a valer la pena tanto esfuerzo?” Son preguntas válidas, pero que una vez logramos ver más allá de lo que estaríamos “sacrificando”, pasan a ser preguntas tan vacías y banales.

 

“Youth is wasted on the young” es una frase que se suele escuchar en personas un poco más adultas. Y hasta cierto punto, puede que tengan razón. Nuestra generación se caracteriza por vivir en el momento, todo lo queremos en el instante que estamos viviendo, y no nos importa del todo lo que pueda pasar en el futuro como consecuencia a nuestras decisiones. Esto incluye las decisiones que tomamos sobre nuestra salud y nuestro cuerpo. Y es por esto mismo que SCURO ha tenido la oportunidad de sentarse una tarde con Giancarlo Marsicovetere, uno de los fundadores de Plantiful, para hablar un poco sobre este tema y la manera en la que convertirse en vegano, ha sido una de las mejores decisiones de su vida.

 

Plantiful es un concepto que nace de la idea de traer algo a Guatemala que en otros lugares del mundo es considerado un estilo de vida, estilo de vida que aquí es visto como algo sumamente nuevo y diferente. Al entrar al local en zona 14, el vibe que te tira el lugar es muy californiano, refrescante y liberado. Que era todo lo que Giancarlo quería lograr en el momento de hablar con su arquitecto para diseñar el lugar. Sin importar dónde estés sentado, la perspectiva que obtienes del lugar siempre es distinta además de que se puede observar la analogía en el diseño en cuanto a al hecho de que llevar una dieta vegana, te alarga la vida. Existe un eclecticismo dentro del diseño, pero está muy bien elaborado ya que vemos una fuerte influencia deconstructivista en los techos, en la manera en la que se señala la caja, y como muestra que ese es el punto de inicio para la experiencia dentro del espacio. Las paredes y los techos son muy ortogonales, se ven ejes definidos. Se puede observar una asimetría con dirección, no aleatoria. Existe una combinación de tendencias con influencias de lo Blanco/Industrial con tintes de la naturaleza. Los tintes de colores dentro del diseño, pintados como anomalías según la Escuela Blanca del Diseño, que lo convierten en un diseño aún más completo y agradable a la vista. Estos colores dentro del interiorismo, van más allá de ser colores para decoración, sino que se polimerizan con la arquitectura, convirtiéndose en un punto arquitectónico, se convierten en puntos focales dentro del espacio. El simple hecho de entrar al local, se convierte en una experiencia para todos los sentidos.

 

Giancarlo es un deportista nato. Inspirado por su papá, quien ha corrido varias maratones a nivel mundial, quiso seguir sus pasos desde joven. La primera maratón que corrió su papá, fue la TCS NYC Marathon, y fue de la que más lo contagió, contándole sobre la energía que viene de aproximadamente 50,000 corredores en una sola carrera, y más que la energía, le contagió esa necesidad de experimentar ese sentimiento de accomplishment que existe al terminar una maratón; un sentimiento que no muchos pueden presumir de haber experimentado por  lo menos una vez en su vida. Desde entonces, Giancarlo ha completado más de 10 maratones, y otros cuantos challenges de mountain bike e incluso de triatlón. Pero en un principio, no todo fue tan fácil. Después de lidiar con un par de lesiones y unas vacaciones, la fecha para una de las maratones se aproximaba y el se encontraba “fuera de forma”. Fue en este momento que inició una dieta para desintoxicarse de todo lo que había comido y tomado en sus vacaciones y asegurarse así, de que su cuerpo iba a estar lo más limpio posible para la carrera. La dieta consistía en quitarse TODA la comida, y poco a poco volver a introducir todo, para poder ir descubriendo qué le hacía sentir bien y qué le hacía mal. Estando ya en una dieta a base de plantas, se dio cuenta que nunca se había sentido tan bien en cuanto a energía y recuperación. Terminó la maratón y decidió quedarse así ya que no sólo había bajado su tiempo a comparación de la última carrera en la que había participado (en su primera maratón hizo un tiempo de 4h:10min y en esta hizo 3h:15min, con 3 meses de separación entre cada carrera), sino que su recuperación después de la carrera fue muchísimo más rápida. Este fue el momento en el que Giancarlo se dio cuenta, que comer de esta manera, es vivir a otro nivel. 

 

En el momento en el que el cuerpo recibe alimentos veganos únicamente, la digestión se vuelve mucho más eficiente. Para el cuerpo humano, es bastante más fácil digerir las proteínas separadas, y este ahorro de energía, el cuerpo lo puede utilizar para otras funciones, como la recuperación. Y esto fue algo que Giancarlo no quiso quedarse para sí mismo, y empezó a buscar la forma de poder compartir lo que había aprendido. La gente lo veía raro en un principio porque la idea de dejar de comer carne parecía tonta, más para un deportista que necesita tanta proteína para los músculos. 

 

En una ocasión, en un challenge de bicicleta de ruta que eran 4 días seguidos de estar recorriendo más de 100km por día, Giancarlo se vio dentro del grupo como el único vegano. Al principio todos le preguntaron que ¿cómo lo iba a lograr?, para el segundo día de la competencia, Giancarlo era el único que estaba entero todavía, mientras el resto del grupo no lograba recuperarse por completo.

 

Esa pequeña dieta le cambió el estilo de vida completo a Giancarlo, y en una forma tan beneficiosa que simplemente nunca se lo imaginó posible. Y esto es lo que Giancarlo ha querido compartirle a Guatemala en el momento que creó Plantiful. Plantiful es un restaurante raw vegan en el cual todos los ingredientes son orgánicos. La misión, tanto de Giancarlo como de Plantiful es, mostrarle a la gente que esté dispuesta a escuchar y aprender sobre el estilo de vida vegano, mostrando con hechos reales los beneficios sobre este cambio en el estilo de vida. Y al mismo tiempo romper con los paradigmas de que trae the vegan life, “ya no se pueden comer postres”, “no puedo construir masa muscular a base de plantas”, todas esas ideas erróneas que hemos ido adquiriendo por no conocer bien los conceptos. Plantiful quiere ser el punto de partida para un cambio monumental en las vidas de las personas que lleguen al local. La gente cree que convertirse al estilo de vida vegano es un sacrificio, cuando en realidad solo es dejar de lado lo que nos está dañando y cambiarlo por alimento que nos haga ser mejores y vivamos una vida más larga y plena.